La Cañada Real, es una triste realidad.

CAÑADA REAL.  Imagen