Árbol de la Vida

Mi árbol le da importancia a la vida y a los pequeños momentos y detalles a los que no les solemos dar importancia. Agradeced todo cuanto tenéis y de verdad, disfrutad cada momento, porque nuestro entorno es algo vital para un@ mism@ y no nos damos cuenta de todo esto hasta que nos falta algo o lo echamos de menos.

VÍDEO/S DEL IES PASCUAL CARRIÓN

El inicio del confinamiento pilló, al alumnado de 1º bachillerato del IES Pascual Carrión en equipo realizando vídeos en equipo.

 

Uno de ellos fue subido a youtube por lo que podemos facilitar enlace confiando en que pueda ser visible. Del resto, compartimos alguna captura de pantalla a modo de evidencia.

https://youtu.be/Lc_3nvzyty4

 

 

 

 

Imagen 22-4-20 a las 8.24

 

Imagen 22-4-20 a las 8.29

 

Imagen 22-4-20 a las 8.32

 

Imagen 22-4-20 a las 8.34

 

Imagen 22-4-20 a las 8.36

Imagen 22-4-20 a las 8.38

Imagen 22-4-20 a las 8.41

 

Nos despedimos con voluntad de editar entrada y proporcionar enlace de aquellos vídeos que podamos subir a un canal antes del cierre de la plataforma.

 #Looking4change

[editado 4 mayo 2020]

Otro de nuestros vídeos subido a un canal 

https://youtu.be/I5FHRElm15I

 

 

    PARTICIPACIÓN EN EL DÍA DE LA TIERRA DEL ALUMNADO DEL IES PASCUAL CARRIÓN

    Hoy hemos reiniciado las clases -online- tras el descanso de Pascua y el alumnado del centro ha conocido la posibilidad de participar con esta iniciativa de la fase cinco y lo está haciendo de corazón, con interés y creatividad, uniéndose al espíritu del Día de la Tierra  y acompañando a sus compañeros y compañeras de 1º de bachillerato.

    IMG_2685

    IMG_2683

    IMG_2684

    IMG_2686

    Pulsad en DÍA DE LA TIERRA para acceder a todas las propuestas

    #Earthday y #Conectandomundos

     

      REGLA de las SEIS R

      Desde ConectandoLepe pensamos que la tan conocida -Regla de las Tres R- supone una excelente base para mantener una postura respetuosa con el Medioambiente y una manera óptima de contribuir a la buena salud de nuestro entorno más inmediato y del Planeta en el que habitamos; además favorece nuestra economía ya que todas ellas suponen un ahorro para los bolsillos de las personas consumidoras.

      Podemos ampliarla no obstante con otras tres “erres” que sin duda complementarán esta línea de actuación sostenible y responsable que tan necesaria se presenta y que son de tan fácil aplicación como las que ya nos son tan familiares:

      Reducir la basura que a diario generamos debe ser un compromiso firme a llevar a cabo en todos y cada uno de los hogares, si evitamos el sobreempaquetado de los productos y no consumimos más de lo que verdaderamente nos es necesario, estaremos reduciendo residuos y protegiendo el entorno, favoreciendo además nuestra propia economía.

      Reutilizar y prolongar por tanto la vida útil de los materiales que ya hemos adquirido, retrasando al máximo su desecho final.

      Reciclar papel, aceites, materiales orgánicos… en el hogar es una práctica sencilla que deberíamos llevar a cabo de forma habitual y que podemos combinar perfectamente con una correcta separación selectiva de residuos domésticos para su posterior reciclaje.

      A ellas podemos añadir las siguientes:

      Redistribuir aquellos bienes que ya no utilizamos o simplemente no son necesarios; la donación, el intercambio y la compra-venta de artículos de segunda mano forman parte de un nuevo modelo de consumo colaborativo y solidario que cada vez más personas están llevando a cabo.

      Reparar: décadas y décadas de consumismo irreflexivo nos han hecho pensar que los artículos que poseemos en nuestros hogares se quedan inservibles tras sufrir una avería o incluso un pequeño desperfecto. En realidad muchos de ellos pueden ser perfectamente reparados y volver a ser funcionales sin necesidad de convertirlos en residuos ni sustituirlos por otros nuevos.

      Reflexionar sobre nuestros hábitos de consumo y la trascendencia que tienen para el medioambiente y la buena salud del planeta debería llevarnos a una conclusión muy sencilla, la sostenibilidad es un objetivo que debemos lograr entre todas/os y en el que no existen aportes pequeños o insignificantes, ya que en la suma de todos ellos radica la garantía de su éxito.

      Reflexión de ConectandoLepe sobre -La regla de las 6 R–  #Looking4change

      De Ángel Joaquín Fernández Galey y Manuel Jesús Rodríguez González 

      INDUSTRIA TEXTIL y COMERCIO JUSTO

      La industria textil factura cada año el equivalente de unos tres billones de euros, algo así como el triple del PIB español. Se trata de un sector altamente intensivo en mano de obra y con fuerte impacto en el medio ambiente. El cultivo del algodón, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), genera ingresos para 250 millones de personas en el mundo y requiere una extensión cultivada similar a más de mitad de la península ibérica.
      Y otros 300 millones de personas viven de la trasformación textil. En total, contando todas las fibras, más de 600 millones de personas –o sea, una de cada 11 que habitamos el planeta– viven gracias al trabajo generado por la necesidad de vestirnos. Pero ¿cómo viven?
      Este blog se ha referido en numerosas ocasiones al desastre que significó el derrumbe de la fábrica Rana Plaza en Bangladés hace más de seis años, que se cobró la vida de más de 1.100 personas y evidenció la ausencia de preocupación de muchas de las grandes marcas sobre cómo se ha producido la ropa que venden.
      Y se ha destacado también el estruendoso contraste entre los dos platillos de esta balanza: la ropa es el icono de la moda, de la modernidad y del consumismo, al mismo tiempo que una trampa en la que millones de personas realizan su trabajo en condiciones miserables porque la alternativa es el hambre.
      Sin embargo, en los últimos años se han unido dos corrientes que se rebelan y exigen cambios. Podríamos llamarlas de responsabilidad social y medioambiental. En el sector textil, resulta particularmente importante que se trate de rebeldías mayoritariamente protagonizadas por gente joven, por millennials, una generación que muchas veces es tildada de individualista y acomodada pero que, precisamente en un aspecto tan personal como el vestirse, ha encontrado un ámbito de reivindicación.

      Y ya son bastantes las propuestas que la industria está articulando para responder a esa demanda responsable. Es una respuesta que quizás está teniendo de momento más ejemplos en la parte medioambiental que en la social, pero que está calando fuerte. Y cuando una marca empiece a proponer algunos productos con esos compromisos, será difícil que pueda parar porque quedaría en una evidencia sonrojante: “Tengo toda esta colección certificada ecológica y socialmente… Y luego, tengo toda esta otra que no se preocupa por estos temas”.
      Desde el comercio justo no solo vamos a seguir ofreciendo alternativas que cada vez tienen más aceptación –como la colección Veraluna Ethical Fashion que acaba de recibir una gran aceptación en la Fashion Kultur de Bilbao–, sino que además vamos a continuar trabajando con otras redes y movimientos en la vigilancia del sector, denunciando los casos de abusos y reconociendo las buenas prácticas para que cada vez más industrias textiles inicien un proceso de cambio en sus prácticas que ya no tenga retorno. Un proceso en el que se equilibre una balanza que hasta ahora, con la condescendencia de los consumidores y consumidoras, ha mantenido a millones de personas en condiciones inhumanas a cambio de los dividendos de unos pocos.  #Looking4change

      Artículo Recopilado por Conectandolepe de los alumnos Sergio Rodríguez Moya y Manuel Jesús Rodríguez González

      ECONOMÍA CIRCULAR

      En contraposición a la tradicional economía lineal, la circular busca la producción de bienes y servicios al tiempo que reduce el consumo y el desperdicio de materias primas, agua y fuentes de energía. Se trata de implementar una nueva economía basada en el principio de “cerrar el ciclo de vida” de los productos, los servicios, los residuos, los materiales, el agua y la energía. La economía circular es un concepto económico incluido en el marco del desarrollo sostenible, para construir “una Europa que utilice eficazmente los recursos”, y es una de las siete iniciativas que forman parte de la estrategia Europa 2020, que pretende generar un crecimiento inteligente sostenible e integrador. Uno de los principios básicos de este nuevo concepto económico es la correcta gestión de residuos y envases cuyo reciclaje o reutilización debe pensarse desde el diseño del producto o servicio, algo que se ha denominado eco-diseño o eco-concepción. Ecoembes es la empresa encargada en Europa de recoger los envases de las empresas adheridas para su correcto reciclaje, dando pautas para mejorar la eficacia del circuito económico.

      La estrategia Europa 2020 es el plan de la UE para generar crecimiento y empleo, de forma inteligente, sostenible e integrador. Para ello, una de las iniciativas es la creación de una Europa que utilice más eficazmente los recursos y es aquí donde nace el concepto de economía circular, que no es otro que el modelo de ciclos cerrados. Aplicado a la economía, el sistema lineal de nuestra economía, basado en la extracción, fabricación, utilización y eliminación, parece haber alcanzado sus límites y se observa el agotamiento de una serie de recursos naturales y combustibles fósiles.

      La economía circular propone un nuevo modelo de sociedad que utilice eficientemente los stocks y los flujos de materiales, energía y residuos. Los residuos de unos se convierten en recursos para otros. El producto debe ser concebido, desde su diseño, para ser deconstruido, convertido en otros productos. Esto es la economía circular, convertir nuestros residuos en materias primas, paradigma de un sistema de futuro. Desde Europa señalan, además, que la economía circular es generadora de empleo no deslocalizable, pues el sector de la gestión de residuos representa en España miles de puestos de trabajo. En un contexto de escasez y fluctuación de los costes de las materias primas, la economía circular contribuye a la seguridad del suministro y a la reindustrialización del territorio nacional.

      El uso de residuos como la principal fuente de materia prima fiable es esencial para la Unión Europea, como se observa en el hecho de que la Comisión Europea haya adoptado la eficiencia de los recursos como pilar central de su estrategia económica estructural Europa 2020.

      La economía circular descansa en varios principios, entre los que destaca el mencionado eco-diseño o eco-concepción, que consiste en considerar los impactos ambientales a lo largo del ciclo de vida del producto y los integra desde su concepción. También se basa en la ecología industrial y territorial, la economía de la “funcionalidad”, el concepto de “segundo uso” de los productos, la “reutilización”, “reparación” y “reciclaje”, así como la “valorización”, que consiste en aprovechar energéticamente los residuos que no se pueden reciclar.

      Artículo de Wall Street International, recopilado por Conectandolepe del alumno Manuel Jesús Rodríguez González  #Looking4change