El huerto como una practica contra el Cambio Climático

El sector de la alimentación es uno de los más contaminantes en cuanto a emisiones GEI (Gases de Efecto Invernadero). La huella de carbono en la alimentación se genera en diferentes áreas y niveles del proceso de consumo y producción.

Tenemos claro después de una serie de reflexiones conjuntas que: 

  1. Comer más alimentos de origen vegetal
  2. Tener una dieta variada
  3. Reducir al máximo el desperdicio.

Con estos puntos quizás ayudemos a reducir la huella de carbono, pero más aún la importancia de aprender a cultivar nuestros propios alimentos. Con el huerto aprendemos a respetar y valorar la naturaleza como a disfrutar de nuestros cultivos en la mesa.