Africa contra la contra la crisis climática

África, la más afectada, también clama por el planeta

De Kenia a Sudáfrica, pasando por Uganda o Nigeria, miles de africanos tomaron este viernes las calles para sumarse a la protesta global por el clima, en una región que suele ser la que más padece los efectos de la crisis climática.

Con pancartas en las que leían advertencias como “No hay un planeta B” en Nairobi, o con zancudos disfrazados de criaturas apocalípticas que sobresalían entre consignas de “Quemad el capitalismo, no los bosques”, jóvenes y no tan jóvenes han acudido hoy en Johannesburgo al llamamiento global que pide más acciones contra la emergencia climática.

Según datos del Banco de Desarrollo Africano (AfDB), pese a que el continente africano causa menos del 4 % de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, las repercusiones de las mismas se ceban sobre todo con la tierra africana.

De los diez países del mundo más amenazados por la crisis climática, siete son africanos: Sierra Leona, Sudán del Sur, Nigeria, Chad, Etiopía, la República Centroafricana y Eritrea; todos ellos sacudidos por episodios recientes de sequía, inseguridad alimentaria, desertificación, inundaciones o tormentas.

 
20-09-2019.- Protestas ecologistas en Kathmandu, Nepal. REUTERS/Navesh Chitrakar

20-09-2019.- Protestas ecologistas en Kathmandu, Nepal. REUTERS/Navesh Chitrakar

En el sur del continente, Sudáfrica fue el país más movilizado, con marchas convocadas en distintos puntos del territorio nacional, desde Ciudad del Cabo (suroeste) a Durban (oeste).

“Quemad el capitalismo, no los bosques”

La capital nigeriana, Abuya, amaneció con una pancarta donde se lee “No hay más tiempo para lo mismo de siempre” y miles de estudiantes y activistas salieron a las calles también en el país más poblado de África.

“Lo que necesitamos en Nigeria [donde viven casi 200 millones de habitantes] es sencillamente educación y conciencia ambiental”, explicó el activista y ecologista Tayo Odumbaku.

La sequía y la desertización en el norte de la mayor economía del continente están provocando que se acentúen los problemas de tierras entre los pastores seminómadas de etnia fulani, que cada vez tienen que llevar su ganado más al sur, y los agricultores del centro del país.

En Nigeria también destacaron las manifestaciones en la ciudad más poblada del continente, Lagos, una megápolis de casi 20 millones de personas que se espera que se duplique en 2050, mientras algunos de sus barrios se ahogan en la polución y la pobre gestión de los residuos urbanos.

Además, se celebraron actos contra la crisis climática en otros países africanos, como Ghana, Costa de Marfil, Benín, Togo, Camerún, Liberia, Níger, Malí o Sierra Leona.