Actividad complementaria (fase 3)

Hemos hecho la actividad complementaria de la fase 3. El objetivo principal es reflexionar sobre los peligros que les acechan a los refugiados. Trata de imaginar que eres un refugiado/a  sirio/a y estás en una situación muy difícil. Tienes que hacer un viaje desde Siria (tu país de origen) hasta Europa (tu lugar de destino). Hay millones de personas huyendo también. Hay miles de muertos. Tú huyes para buscar refugio. Dejas tu hogar y todo lo que tienes. Mucha gente paga sumas de dinero para que les ayuden a huir y a llegar a su lugar de destino. Se exponen  a la deportación, el arresto y a  la muerte. Vamos a contaros nuestro viaje. Empecemos:

  1. Éramos mujeres quiénes hacíamos este viaje. Allí fue cuando empezaron las decisiones difíciles. Había más de 9 millones de gente que estaba en la misma situación de migraciones forzadas. La gente vende sus casas y sueña con dirigirse a Europa. Ahora estamos en Líbano. Teníamos que ir por tierra o por mar. Nos tocaba escoger entre ir por Egipto que era más barato pero con peores condiciones de vida, y sería viajar por mar. O ir atravesando Turquía que era más caro y con mejores condiciones de vida, pero sólo viajando por tierra. Escogimos viajar por Egipto porque era más barato, por lo tanto podríamos ahorrarnos algo de dinero.
  2. Había más de 130.000 refugiados sirios en Egipto. Aunque hay pocos empleos y peores condiciones de vida. Desde hace poco, Egipto no permite que vengan sirios sin visa. Conseguimos visados. Conocimos al traficante en una semana. Nos dijo que nos ayudaría. Tenemos 2 opciones. Viajar desde Alejandría por mar que es más largo. Con más riesgo de ser deportados e interceptados. O viajar desde Libia que es más corto y la ruta puede ser peligrosa. Escogimos por Alejandría porque nos pareció más seguro. Tomamos un autobús hasta Alejandría durante 4 horas. Nos llevó el traficante a un departamento en condiciones de hacinamiento. Nos exigió un  pago y nos exigió que no salgamos. Esperamos. Nos estabamos enfermando. Después de 5 días, la comida era escasa y llamabamos al traficante y no contestaba. Tenemos 3 opciones. Quedarnos dentro y esperar, salir con el riesgo de poder ser identificados o enviar a nuestro hermano para buscar provisiones. Decidimos salir. Buscamos al traficante. Compramos algunos alimentos y medicamentos. 

      3. El traficante llegó con unos barcos y nos separó. Debemos escoger entre separarnos o rehusarnos de separarnos.  Elegimos separarnos. El traficante nos pidió más dinero para ponernos a salvo. Tenemos 2 opciones darle más dinero o no pagarle. Decidimos no pagar más porque podría estar mintiendo y nos quedaríamos sin nada.

     4.Llegamos a la orilla. Nos hemos separado en varios barcos. No sabemos cuando volveremos a verlos. Con cansancio y hambre, nos recogió la guardia costera de Italia. Llegamos a Europa. El otro barco se hundió. Los hombres que iban con nosotros desaparecieron.

Somos Cristina Díez y Paula Huerga.

#CWrefugee