El juego de las siluetas

Hoy hemos comenzado un juego que se nos propone en el programa Conectando Mundos de Oxfam: el juego de las siluetas.

Por grupos, nos hemos puesto a pensar sobre qué pensamos sobre los chicos y sobre las chicas. Hemos respondido a las siguientes preguntas, que después serán colocadas en las siguientes partes de las siluetas que hemos realizado a tamaño natural:

¿Qué piesan?, ¿qué dicen?, ¿qué sienten?, ¿qué saben hacer mejor?, ¿qué les interesa?,  ¿hacia dónde caminan, qué persiguen o les gustaría ser de mayores?, ¿qué perciben del mundo?, ¿cuál es el centro de su mundo?, ¿en qué invierten el tiempo?

Sólamente hemos podido analizar las respuestas dadas a la primera de las preguntas, como clase pensamos que:

  • Los niños sólo piensan en el fútbol y el deporte, en jugar a la play, en comer, en estar sentado en el sofá, en ser malote para que los demás lo reconozcan, que las niñas son inferiores y pensando en los más mayores, en ligar.
  • Por otro lado, pensamos que las niñas suelen pensar en su futuro, en disfrutar, que todos somos iguales, en estar “cool” (pensando en los vestidos, en las ropas, el maquillaje…).

Después de esto, estuvimos viendo si estas ideas previas que teníamos sobre los niños y niñas coincidían con la realidad. Y para nada, todos y todas coincidíamos practicamente en todos esos rasgos. A los niños y niñas les gustaba por igual los deportes o jugar a la play, a tod@s nos gustaba comer bien, e incluso descansar un poquitín en el sofa. A ninguno de los niños le gustaba la idea de intentar hacer cosas malas para sentir el reconocimiento de los demás. Y nadie en la clase pensaba que las niñas son inferiores. Hemos hablado sobre que quizás si que hay diferencias: físicas, intelectuales o emocionales, pero tod@s estábamos de acuerdo en que todos y todas tenemos los mismos derechos.

La única cosa que parecía coincidir con el estereotipo de niño o niña es el relativo a que a la mayoría de las niñas les gusta estar guapas, sentirse cool. En principio, esto no tiene porque ser algo negativo, nos puede gustar sentirnos guapos o guapas. Pero también se nos ha planteado una pregunta: hasta que punto estos intereses no coinciden con la imagen de mujer que la sociedad nos vende y que hasta cierto punto, desde muy pequeñas, vamos interiorizando. Una cuestión para pensar.

La próxima semana seguiremos analizando las respuestas dadas al resto de las preguntas. Os dejamos el dibujo de las dos siluetas de dos compañer@s elegidos al azar, los afortunad@s han sido: Luis y Anael. Nuestras ideas sobre los niños y niñas las iremos colocando sobre las mismas.

La entrada con un par de fotografías está disponible en el blog de nuestra clase: ver entrada completa