SEAMOS EGOISTAS, AYUDEMOS A LOS REFUGIADOS

 

Actualmente, mucha gente lo deja todo y huye. Siempre huye por miedo, nadie lo deja todo por capricho. Quizás es lo único que puede o sabe hacer en ese momento para sobrevivir tanto el o ella como su familia.

Si huyen es porque no ven otra salida. Ahí, las fantasías de su niño interior pueden hacer parecer los destinos mucho mejores de lo que son en realidad. Tanto que se juegan la vida poniéndose en manos de mafiosos, sin contar con ninguna medida de seguridad.

Muchos mueren y otros lo pierden todo al llegar. los afortunados llegan a Europa y malviven en un campo de refugiados. Y menos mal que muchos voluntarios de ONG les aportan ayuda que les trae algo de esperanza. Muy pocos se sienten acogidos para iniciar una nueva vida.

¿Cómo se puede sentir un refugiado sirio en cualquier país de Europa? Pongamos que ha conseguido llegar y que recibe permisos y una ayuda mínima. Esto, de por si, ya es una tarea dura y difícil. Salir adelante en un sitio desconocido, sin apoyos familiares, a veces sin conocer el idioma, encontrar trabajo y adaptarse, todo esto remueve los pilares más profundos. Cuanto más se limpie de sus relaciones perdida, mejor será su adaptación a su nueva vida.

¿Qué tendría que pasar para que las cosas cambiasen? Probablemente necesitaríamos algo que nos conecte con la realidad delo que está pasando.¿ Y si ese refugiado que se encuentra pasando frío y hambre fuera alguien cercano a ti?¿Te gustaría que le ayudasen? Probablemente en tu propia historia haya habido antepasados que, en algún necesitaron ayuda de otros y sin ayuda de esas personas tu podrías no haber nacido. Conéctate con esa posibilidad y empatiza con los que sufren.

Migraciones, muertes por guerra, ahogamientos…los escuchamos a diario, lo vemos ene la televisión. Ya casi nada nos mueve. Ponemos distancia y así sufrimos menos, pero nos hace menos humanos.

Si ayudas, te sentirás mejor persona. Entre todos podemos hacer que algo cambie. Haz que los de tu entorno se contagien de ganas de ayudar ¡Muévete! ¡Actúa!

Hazlo por ti o por ellos, pero hazlo. A ti y al mundo nos sentará bien.

Cristina y César